Es bien cierto que la mayoría de los colibríes no se pueden tener como mascotas, ya que sería una gran crueldad para con el ave. Sin embargo, ¿esto te va a impedir que descubras un poco más del maravilloso mundo de esta fantástica especie? Por ejemplo, ¿porqué no aprender un poco más sobre el colibrí cobrizo?

Una gran especie de las zonas tropicales

Aunque se le conozca con el nombre ce colibrí cobrizo, lo cierto es que también se le denomina el colibrí de alas largas o colibrí paramuno. Su nombre científico es aglaeactis cupripennis, y pertenece al orden de los apodiformes.

 

Vive en los bosques húmedos tropicales y subtropicales de Colombia, Ecuador y Peru, entre los 2.500 y 4.300 metros de altitud. Es muy raro verlo salir de estos bosques para trasladarse hasta la ciudad en busca de alimento.

Un aspecto realmente hermoso

Lo cierto es que se trata de una especie bastante hermosa. Pueden llegar a medir los 12 cm de longitud y pesar los 7 gramos. Se podría decir que, aunque el macho y la hembra son muy parecidos, presenta un ligero dimorfismo sexual.

El pico de ambos sexos es corto y recto. Pero los machos son de un color marrón metálico en la parte superior, con una corona oscura en la cabeza e irisaciones de color púrpura y de un tono cobrizo en la zona de la cola. Su cuello y el pecho son de un color pardo rojizo, con la cola de un tono cobrizo.

Las hembras, por su parte, es cierto que tienen el color de las plumas semblantes a las del macho, pero con un tono más apagado. Además, las irisaciones que tiene el macho en la parte superior las hembras no las poseen. Los jóvenes son bastante parecidas a las hembras hasta que realizan la primera muda de pluma.

¿Y cómo viven?

El comportamiento de un miembro de la familia del colibrí cobrizo no difiere mucho del de otros miembros de esta especie. Son territoriales con lo que a su zona de alimento se refiere. No son violentos si personas se acercan a estas zonas, pero si se trata de otros animales que se alimenten de néctar, se pueden volver los mejores protectores de la zona con tal de mantenerla a salvo de posibles ladrones.

Su alimento principal, y casi el único, es el néctar, del cuál extrae el azúcar que necesita para sobrevivir. Pero un colibrí no solo se puede alimentar de azúcar, motivo por el que tiene que compaginar su dieta con un poco de proteínas. Dicha proteína la consigue de pequeños insectos que encuentra en los campos. Lo normal es que sobre todo busque alimentarse de néctar a lo largo del día, pero también es posible que busque algún insecto del que pueda obtener dichas proteínas para sobrevivir.

No es una especie monógama. De hecho, cuando están en la época de celo, el colibrí cobrizo intenta aparearse con tantas hembras pueda. Las hembras, una vez terminado el proceso de cortejo y apareamiento, se ocupan de buscar un lugar en el que tener a las crías, generalmente en un hueco de árbol en el que construyen el nido. Ponen hasta dos huevos de pequeño tamaño, muy rara vez tres. La tasa de supervivencia de las crías es muy bajo, ya que es la hembra quien se ocupa por completo del cuidado de las crías. Incuba los huevos durante unos 15 días hasta que han nacido los polluelos, los alimentos y protege de los posibles depredadores hasta que han alcanzado la edad suficiente, generalmente de unos 10-12 días, para que puedan abandonar el nido.